Historias de Londres, de Enric González

A Enric le pone Nueva York pero está colado por Londres. De eso te das cuenta en la página dos, o así. A Londres la quiere distinto. La anglofilia se palpa por todo el libro, si bien contenida, sin estridencias, y envuelta en más sentido del humor que en las historias de la Gran Manzana. Otros tiempos, imagino. Parece que el modelo de guía geo-anecdótica que él mismo ha inventado aguanta lo que le echen, y aunque apetece fundar un grupo de Facebook «Yo también quiero que destinen a Enric a Paris«, algo me dice que con tanta devoción a lo británico andaría incómodo por las Galias. No tiene por qué, pero suele ser así. O un equipo o el otro. Yo me lo he pasado bomba con la visita gonzálica a Londres pero soy devota de la ciudad del Sena y los del té siempre me han repelido un poco. El libro no ha barrenado mis resistencias -antiguas y bien cimentadas-  pero sí miro a la del Támesis con otros ojos.
Recomendación: a quien guste de Londres, de viajar, de historia, de periodismo y de las historias de Enric en sus corresponsalías. No defrauda.

5 Comments

Leave a Comment

  1. Te va a gustar… (creo). Por cierto, ¿no recibiste mi mensaje por FB o es que no has considerado oportuno responder…? Ojo, que no es obligatorio, ¿eh?, pero precisamente es porque tú has conseguido que me pique el gusanillo de Terenci. ¡Un saludo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.