Los ingrávidos, de Valeria Luiselli

El (atrofiado) sensor filológico ha indicado todo el camino que Valeria escribe bien, bastante bien; aunque a mitad de camino ha saltado el chivato del aburrimiento cuando las ingravideces varias se han repetido tanto -o más- que los pimientos. A pesar de que juega hábilmente con hilos argumentales, dobleces temporales y ambigüedades diversas la forma le gana a la historia, que se diluye desde la aparición de García Lorca para intentar rearmarse al final. Hace poco leí no sé en qué blog, (por favor, tened piedad de mí, si vieseis mi lista de Google Reader lo entenderías) que un autor (¿Pablo Gutiérrez?) decía aborrecer las novelas protagonizadas por escritores que quieren escribir novelas. Me apunto al carro. Y dale con escribir y describir el proceso de escritura. Ya sé que soy la voz del cómodo lector que quiere llegar a cama hecha, pero no necesito el «making of» de cada párrafo. Prefiero -directamente- leer novelas.
Recomendación: a quien quiera metaliteratura fantasmagórica bien escrita.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.