1

Os presento, si no lo conocéis, a uno de los papás de la novela negra en su vertiente “hardboiled”, una variante “pelín” salvaje que al parecer encuentra en este libro un ejemplo estupendo. Thompson opta por contarnos la historia de un ayudante del Sheriff psicópata… en primera persona. Y creedme si os digo que es […]

5

Esto es Jo Nesbo metiendo el dedo gordo del pie en el agua desde el bordillo para tomar la temperatura al asunto, luego ya se tiraría de cabeza con Némesis, El redentor y -desde el trampolín- con la impagable Fantasma, para volver a chapotear y hacer el chorra en el agua con El muñeco de nieve […]

2

Lo mío con este hombre es para hacérmelo mirar. Si le hubiese visto andar, sé que me gustarían hasta sus andares, así que quien busque leña, que cambie de blog. Ese caos ordenado que practica Enric para pasearnos por las calles y la historia de una ciudad me fascina. Si además hablamos de la capital […]

2

Lo mejor de este libro es que me lo trajo el librero en mano a la puerta de casa a las 21.30 hora zulú el mismo día de su aterrizaje en la ciudad. Lujo asiático. Libreros sin fronteras. Eso es hacer una entrada en mi biblioteca. Después de darme el banquete nésbico del año (se […]

8

Esto va de un tío duro como el carburo que es un hacha del volante. De ahí el título. Todo conceptismo. Lo mismo hace trompos como especialista en una peli que transporta cacos a dar golpes. Luego cervezas -unas cuantas- y negocios que se tuercen. No es que me parezca menor pero me esperaba más. […]

7

Le regalo a mi contrario un libro y cuando le pregunto, al terminar, qué le parece, me dice que mejor me lo leo y así me hago más a la idea “ya que me lo has regalado tú” (sic). De ello se deducen al menos dos cosas: a) es ingeniero, ciencias puras, lo de sintetizar […]

2

Ha cogido ritmo, Nesbo, y le ha metido la quinta a las estructuras que diseña para dejarnos en vilo durante quinientas páginas. Digo que va a toda pastilla porque si comparamos este pedazo de pelotazo, que se bebe de golpe, con lo primero que leímos de él, Petirrojo, las digresiones y los flashbacks han desaparecido en favor […]

A pares, como los calcetines. Esto ya da una idea ¿no? La buena mezcla de Los juegos del hambre se nos ha ido un pelín  de las manos, y la improvisación argumental empieza a calar en el segundo. A la autora le cuesta montar una revolución: no sabe ni cómo ni por dónde. La dicotomía […]

4

Como dije en la Esquina rota,  algo tiene el agua cuando la bendicen. Best-seller juvenil puro y duro ante nuestras narices. Y es que la receta para crear adolescentes libroadictos le ha salido a Susana que ni pintada: distopía (sin SMS ni ordenadores -cómo se agradece, ni falta que hacen-) con dictadura opresora, consecuente rebeldía y […]

6

Hacía siglos que no deglutía de esta manera, hasta la madrugada y sin parada de avituallamiento. He devorado a este autor que no conocía en un libro independiente: ni forma parte de una serie del detective Fulanito, el más duro a este lado del Mar del Norte;  ni con segundas, terceras y vigésimo octavas partes. […]