De pronto, mi cuerpo, de Eve Ensler

Aléjense de esta reseña quienes busquen el sobado «testimonio único, emotivo e íntimo»  sobre una superviviente de cáncer. Aquí todo es tremendo, aquí sólo está Eve Ensler (escritora y activista) vomitando dolor viejo, de cuando la violaba su padre, de cuando huyó del mundo drogándose y perdiéndose en cuerpos de hombres y mujeres, de cuando pateó medio planeta escuchando mujeres torturadas y violadas para, después, volver a reinventarse a partir de un proceso (sí, proceso, ni luchas ni batallas, eso lo dejamos para hablar de las Termópilas) de cáncer. Menudo viaje. Contado a alta velocidad, con frases y capítulos cortos, algunos de ellos para enmarcar, con una sinceridad brutal y sin miramientos.  Aquí hay oncología (muy muy) gore pero también solidaridad a paladas, parece que suelen ir de la mano. No apto para hipocondríacos y personas muy sensibles, es una pedazo de autobiografía.

Recomendación: ojo, cuidado. A mí me ha fascinado y removido a partes iguales, para interesados en procesos oncológicos, feminismo, biografías y testimonios bestias.

1 Comment

Leave a Comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.