Castilla de Miguel Delibes y José Manuel Navia

Mi abuelo no era de Castilla, era de Aoiz, pero fue a él a la última persona que escuché decir alguna palabra que aparece en este libro y mi abuelo murió en el ’92. Leer a Delibes es volver a casa. Es oler la madera y la hierba mojada y no hay nadie, absolutamente nadie mejor que él escribiendo y describiendo en lengua castellana la tierra, el cielo, los pueblos y las almas que los ocupan. Era maestro de artesanos y volver a él con esta edición me ha emocionado hasta las trancas. Y no, no conozco el significado exacto de muchas de sus palabras de campo, pero las desmigo y saboreo como la que más, ya no hay nada que suene igual que esas palabras dichas y dispuestas así, como hacía él, en ningún otro papel del mundo. Las fotografías de José Manuel Navia nos traen lo que queda de aquella tierra y aquellos pueblos. Volamos de las antiguas palabras de Delibes a las nuevas imágenes de Navia y el resultado es un viaje en el tiempo. El texto que nos ocupa es en realidad «Viejas historias de Castilla la Vieja», rebautizado para la ocasión, y en él la voz narradora de un Isidoro reflexiona, recuerda, escapa de y vuelve a su pueblo, y con él cerramos los ojos y vemos, olemos y tocamos la Castilla de Delibes, la que más queremos.

Recomendación: a cualquiera.

Foto cabecera: José Manuel Navia. Madrigal de las Altas Torres, 1982. Fuente: www.jmnavia.blogspot.com.es

1 Comment

Leave a Comment

  1. Desmigar y saborear. No es mala definición para el acto de leer. Hace nada leí El disputado voto del señor Cayo y de nuevo volví a emocionarme con la prosa de Delibes. En el colegio leíamos El camino por obligación, ahora, por devoción.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.