El viento comenzó a mecer la hierba, de Emily Dickinson

No reseño poesía. Expliqué aquí por qué. Esta violación condicionada de mis propios términos se debe a la incomparable edición por parte de Nórdica Libros, con un prólogo que ejerce como tal y te catapulta a los versos siguientes, una versión bilingüe impecable -traducción incluida-, para disfrutar hasta de la sonoridad original y por último, pero no menos importante, unas ilustraciones -lo vamos a nombrar: de Kike de la Rubia- que enamoran al más pasota. Si además descubres, tres, cuatro poemas de los que te hacen pararte en seco y quedarte colgada del último verso, alabada sea la inversión. Este sí vale lo que cuesta. Gracias. Todavía hay editores de verdad. 
Mirad cómo el viento comenzó a mecer la hierba, justo aquí.
Recomendación: a  lectores de poesía. A quien quiera aprender cómo editar. 
NOTA DE PRÉSTAMO: Todavía no me he arrepentido de invertir un céntimo en esta gente. Éste lo guardo en la cabecera de la cama. 

4 Comments

Dejar un comentario

  1. Yo he estado a punto de comprármelo en la feria del libro, pero es que se opone a uno de mis principios: no comprar antologías de autores a los que adoro. Aunque igual me lo salto, como tú en esta entrada. Gracias!

    Me gusta

  2. Yo abrí una caja del distribuidor y toqué este libro y me dije, me lo compro. Tampoco soy lector de poesía, pero me estremecieron sus poemas. Y qué decir de las ilustraciones… Tu librero.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s