Los juegos del hambre, de Suzanne Collins

Como dije en la Esquina rota,  algo tiene el agua cuando la bendicen. Best-seller juvenil puro y duro ante nuestras narices. Y es que la receta para crear adolescentes libroadictos le ha salido a Susana que ni pintada: distopía (sin SMS ni ordenadores -cómo se agradece, ni falta que hacen-) con dictadura opresora, consecuente rebeldía y muerte televisada. Para las generaciones en las que el mundo audiovisual es tan cotidiano como el aire que se respira Collins lo clava, eso sí, ha tenido que tirar de “estarlux” de toda la vida, esto es, tensión sexual triangular, para condimentar la paella. Son tres libros, como las hijas de Elena, y voy a atacar el segundo volumen con el escepticismo precavido de tener ante mí una dicotomía mayor que la mentada distopía, de hecho es “la” dicotomía por excelencia: ¿Dios mío, el rubio o el moreno? 
Recomendación: A quien quiera evadirse y no le moleste la ciencia-ficción descafeinada. 
NOTA DE PRÉSTAMO: Regalo, sí, pero los otros dos los he conseguido gracias al amable intercambio de archivos en la red, prefiero gastarme “la guita” para papel este mes en el último de Jo Nesbo. 

4 Comments

Dejar un comentario

  1. Sigo sin posibilidad de comentar en Esquina Rota. Ni idea de por qué. En cualquier caso comentarte que, a raíz de tu breve pero entusiasta reseña, leí Los girasoles ciegos, en apenas dos horas.
    Magnífico libro.
    Y sobre lo de Las académicas, todas las seguidoras de mi blog estamos contigo. TODAS.

    Me gusta

  2. Tengo una hija de catorce años. A veces se entretiene y me pide que la lleve corriendo a la escuela pues su amiga, o ella, se han encandilado con algo y llegan tarde. Lo impresionadas que las dejé conociendo la existencia de estos libros, Gracias a tí.
    Por cierto, no sé si sabrás que tengo una amenaza de mi biblioteca y he tenido que lanzarme a Correcciones a un ritmo inhumano. Tourmalet, sí, no te lo negaré. Pero qué vistas, chica, desde la cumbre. Qué jodidas vistas.

    Me gusta

  3. Si tuviese una hija de 14, también le daría “de esto”, se van a enganchar como lapas. Respecto al Tourmalet todavía tienes que batir mi récord, llegué a tomarlo prestado con el carnet de mi hijo… me lo he comprado, ya me daba vergüenza cogerlo de la biblio una y otra vez. ¡Mucho ánimo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.