Cosmópolis, de Don DeLillo

Me faltaba cumplir con este otro hombre etiquetado como pilar fundamental de la narrativa actual estadounidense, y lo hice gracias a la bibliotecaria, que me dió el empujón necesario. “Yo ya leo sólo cosas que me dicen algo”, dijo ella y vaya si dice DeLillo, el problema es que no estaba yo para estas densidades y me ha costado una riñonada acabarlo. Relata un día en la vida de un multimillonario que cruza Nueva York en su limusina para ir a cortarse el pelo. Y con esos mimbres ataca varios  frentes: la sociedad capitalista, la deshumanización de la gran urbe, la sublimación de la tecnología de los mercados… mucha cosa para tragar con los polvorones. Lo que me más me ha gustado es el retrato de multimillonario  joven aburrido del mundo, de sí mismo y hasta de su vida, alienado y podrido de pasta hasta la naúsea. A ver qué tal destrozan la historia ahora con la película.
Recomendación: a quien quiera novela densita sobre estragos del sistema económico en la sociedad de mierda que nos hemos apañado.  

8 Comments

Dejar un comentario

  1. El argumento me ha entusiasmado, no hay mejor metáfora. Yo tampoco he leído nunca nada suyo, y eso que uno de mis autores favoritos es Bret Easton Ellis, al que a menudo comparan con Don DeLillo.

    Me gusta

  2. Pues esta no es muy larga y para “catar” a DeLillo no está nada mal. A mí me ha costado más tiempo d elo necesario porque esta densidad y este tema lo requerían… por cierto acabo de ver ahora mismo el último de Sherlock (SE02E01) y eso sí que ha sido “pata negra”. 😉 ¡Saludos!

    Me gusta

  3. A este le tengo ganas desde hace mucho pero me juré no leer nada más de Delillo hasta haber leído Submundo y estas estamos, encerrados en promesas idiotas que me da cosa romper. Un día lo voy a leer sin decirme nada, a ver si así…

    Y no es por joder pero te diré que “Ruido de fondo” es… inolvidable.

    saludos,

    P.D. Magnífico ese Sherlock, es verdad.

    Me gusta

  4. El ruido de fondo lo tengo en la mesilla, pero ahora estoy con la Vargas, q necesito cambiar de tercio después de estas profundidades… Yo voy a lo que me pide el cuerpo… 😉 si t animas con éste ya comentaras qué tal… Saludos y perdón por las faltas, escribit en el móvil este es un peñazo….

    Me gusta

  5. Mi experiencia con DeLillo :

    Cosmópolis : no paso de la página 50, pero es mío y un día reintentaré.
    El hombre del salto : llego a la 70, pero otros libros empiezan a pasarle por delante. Lo devuelvo a la biblioteca para que algún otro pruebe.
    Ruido de fondo : mosqueado ante mis dos intentonas fallidas, y tras leer que es su obra definitiva, arranco fulgurante para detenerme sobre la 70, o así, sin que nada de lo que esperaba en el libro haya arrancado. También devuelto a la biblioteca, pero para redimir mi falta de sensibilidad compraré su edición de bolsillo, y alguna vez le llegará el día. De todos los autores americanos entronizados, el único que me falla. Cuando antes han caído Philip Roth, Richard Ford, Cormac McCarthy, Paul Auster, Easton Ellis…

    Me gusta

  6. Yo no he catado a Auster. Lo confieso. Me da pereza, y tengo dos libros suyos en casa, para cuando no me de. Y ¿Richard Ford? ¿De veras? Ví el ladrillo de Acción de Gracias y, buuuf… perezón. Ruido de fondo va bien, ella sola. Yo no, voy despacio. McCarthy ni lo comento, de lo que he leído gana a todos por goleada. Esta tarde me he comprado la Estrella distante, aprovechando tarde lluviosa de librerías. ¡Informaremos!

    Me gusta

  7. Sobre Auster; creo que su ritmo de producción abruma algo: acabas temiendo que es imposible que todo sea brillante. La Trilogía de Nueva York, buena pero algo claustrofóbica. Sin embargo, Leviatán, cortísima novela (otro chollo de la colección de Compactos Anagrama) me pareció magnífica. Sus personajes siempre son hombres negros en medio de paisajes grises.
    Como soy un obseso de Bolaño, estoy encantado que hayas tenido en cuenta mi recomendación. He regalado o recomendado esa novela a decenas de personas, sin fallo hasta el momento (aunque hay perezosos que aún no la han leído). Pero quien más ilusión me hizo fue mi hija Mònica, que con 13 años ya la ha leído y retiene pasajes en su memoria que pone en su perfil de Facebook y recomienda a sus amigos. Ay, cuando leas el pasaje de las hermanas Garmendia. Se pega a la memoria como un caracol a una baldosa. Curiosamente en mi blog no reseñé el libro, y creo que debería.

    Vila-Matas: bueno, pero metaescritor.
    Y me gustaría saber si has probado con Cercas, Houellebecq, o Kapuscinski.

    Me gusta

  8. Tengo aparcadas la trilogía de NY y Brooklyn Follies en espera de su momento. Si no me gusta la “estrella” ten por seguro que te enterarás (si andas por aquí, claro) y del tridente final que nombras: Soldados de Salamina, que me dejó buen sabor de boca (tampoco me dejó pegada al techo), el segundo ni me he arrimado porque él, el personaje, me cae gordo y sus novelas no me atraen en exceso. El último lo tengo pendiente (su Ébano famoso)aunque la semana pasada casi lo tomo prestado “a la fuerza” por imperativo de mi bibliotecaria personal. 😉 De momento estoy a tres bandas: Carver, Delillo y McCullers. Made in America a tope. ¡Seguiremos informando!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s