Penélope y las doce criadas, de Margaret Atwood

En su día, del tridente clásico (Ilíada, Odisea y Eneida) yo opté por la Odisea (la vuelta -que le costó dios y ayuda… unos 20 años- de Odiseo/Ulises desde Troya hasta su casa de Ítaca), y me lo pasé cañón, así que voy a aprovechar para recomendaros primero la lectura de la Odisea, un libro de aventuras donde no falta absolutamente de-na-da. Bien, en el caso que nos ocupa, Margaret, consciente de que estas historias se escribieron desde un punto de vista masculino y no pudiendo parar quietica con ello, se lanza a darnos la versión de Penélope (voz narradora de este libro) a partir del misterio que supone el asesinato de las doce criadas. Porque cargarse a los pretendientes era de esperar, pero Odiseo además ahorcó a las doce chavalas en el mismo lote. Y ese es el detonante -ver prólogo- de la escritura del libro. Éstas aparecen en forma de coro (quien haya leído/visto tragedias clásicas reconocerá el homenaje), y sirven para que Atwood construya su propia versión de los hechos. La que a mí más me ha gustado es la de Penélope, paradigma de esposa fiel por excelencia desde la Antigüedad, pero a la que nadie había dado voz hasta ahora. Cierra Atwood con su teoría sobre los mitos pre-clásicos en los que se asentaría este episodio del asesinato de las doce criadas pero que a mí me ha sobrado. Me quedo con la Penélope cabreada, harta, inteligente y siempre sola que nos cuenta la historia. Me ha encantado, claro.

Recomendación: a gustosos de mitos revisitados, fans de la Odisea y de historias de mujeres.

3 Comments

Dejar un comentario

  1. “A gustosos de mitos revisados, fans de la Odisea y de historias de mujeres” Pleno al tres. Tal y como dices en tu reseña parece sobrar la historia de las doce criadas. Sin embargo, alguna justificación narrativa encontraría Atwood. Ni que decir tiene que la leeré.
    Seguramente ya conozcas el cuento de Moterroso en que revisa el tema de la Tela de Penélope.

    Un saludo

    Me gusta

  2. Hola. Revisando el tema de Penélope te copio un poema de un amigo. Espero que te guste.

    La nueva Penélope
    (Para Florentino Ariza, maestro)

    El día en que Penélope no quiso
    seguir con su costumbre tejedora,
    escogió de su armario aquel vestido
    cortado en telas mágicas y alegres
    y pidió a su doncella que anunciara
    que la reina quería diversiones.
    Brotó entonces en Ítaca la danza
    y el teatro y el canto y la poesía.
    Penélope reía como nunca
    desbordándose toda de alegría,
    y era un prodigio verla entreteniendo
    la fiesta con sus frases ocurrentes:
    “Lo malo de casarse con un héroe
    -decía a sus amigos más cercanos-
    es que emplea sus fuerzas en batallas
    que no tienen que ver con mi hermosura”.
    Y de repente iba hacia la orquesta
    para pedir el ritmo chispeante
    de una canción entonces muy de moda
    que hacía las delicias de la gente
    “collige, virgo, rosas”, y bailaba
    con locura la polca no inventada,
    y en brazos de otro hombre halló el consuelo
    de verse, con sus años, deseada.

    Hasta el día en que Ulises llegó a puerto
    y el aire se inundó de dalias frescas,
    pues el amor eterno nunca muere
    aunque a veces disfrute entre la espera.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s