Fiesta en la madriguera, de Juan Pablo Villalobos

 Villalobos nos lleva a los dominios del narco vistos por los ojos de un niño, quien bien podría ser el trasunto de un hijo de un Pablo Escobar “cualquiera”. Con un sentido del humor más corrosivo que el agua de Fukushima observamos cómo la violencia se cuela por cada resquicio de la vida cotidiana de este crío, que de vida “normal” no tiene nada: guardaespaldas, tutor propio con clases a domicilio, arsenal de armas, sicarios, coca y caprichos. Es precisamente el capricho de conseguir un hipopótamo enano de Liberia para su zoológico particular el hilo conductor de la historia. Por debajo está el dolor del chaval, claro, a ver cómo se digiere tanta ida de olla sin que afecte al adulto en construcción: misión imposible. De esta forma el resultado es una tragicomedia que a ratos te hace sonreír y a ratos te congela la sangre en las venas. Me ha gustado bastante, lo suficiente para seguir leyendo a este hombre.

Recomendación:  a gustosos de relato irónico sobre la infancia de un hijo de narco.

NOTA: Quiero pedir disculpas a quienes siguen este blog por correo electrónico, porque acabo de darme cuenta de que llevo toda la semana colgando a entrada por día. Esto de acumular las lecturas de las vacaciones tiene ese inconveniente, lamento el bombardeo de mails, ya falta poco para volver a la frecuencia habitual.

Foto cabecera: elperiodico.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s