El chal, de Cynthia Ozick

h402059Llego a Cynthia porque la mentó un día DFW y me la crucé el lunes en la biblioteca. Todos los planetas alineados, pues. Mi primer Ozick no es una novela sino dos relatos largos o novelas cortas, no voy a discutir, reunidos en este volumen (muy bien ilustrado por Óscar Astromujoff, por cierto) bajo el título del primer -y bestial- cuento. Por si el alambre de espinos de la cubierta no hace caerse del guindo al respetable, alegrías no hay ni una ni media en estas páginas. El primer relato “El chal” nos lleva a un campo de concentración nazi con tres protagonistas: Rosa, quien lleva a un bebé en brazos (Magda), y su sobrina de catorce años, Stella. Una de ellas, Rosa, protagoniza el segundo texto. Rosa vive en 1977 en un campo de exterminio del Tercer Reich aunque su cuerpo ande físicamente por Miami (Florida, USA). Así que de eso va la cosa, de la locura misma, de la no-vida. Destaca la forma. En el primero nos cuenta a flashazos la bestialidad de los campos (qué dificil escribir omitiendo lo justo) y en el segundo narra en modo incontenible y obsesivo la locura de Rose.  De vez en cuando suelta Ozick unos zapatazos en mitad de unos -fantásticos- diálogos que te dejan seca y bastantes ganas de seguir leyendo a esta mujer. Que tenía razón San Foster Wallace, claro.

Recomendación: a gustosos de relatos pata negra sobre mujeres durante el Holocausto y locura post-Shoah.

Foto cabecera: nhpr.org

1 Comment

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s