Indomable, de Fátima Djarra Sani

81PDU8E68jL

Esa capacidad de algunos libros de llevarnos donde nunca iremos o de contarnos las brutalidades que nunca sufriremos conlleva a veces un lado oscurillo. No es políticamente correcto para mí decir que hay libros de lectura obligatoria para todo el mundo porque en mi manifiesto personal cada cual lee lo que le da la real gana, pero sí que un poquito de responsabilidad lectora a estas alturas habría que tener. Y leer, qué se yo, una vez al año una dosis de realidad social de algún otro rincón del planeta que no sea el que vives debería puntuar para algo. Un sugus mismo. Aparcar un best-seller petardo y leer, por ejemplo, esto, escrito con la honestidad que da tener ánimo de difusión y erradicación de la mutilación genital femenina es tan bueno como andar media hora al día. Amplía tu mente cosa mala, dejas de mirarte el ombligo en la página 2. Deja de sonarte todo a rito exótico y salvaje de tribus lejanas y le pones cara y nombres a la gente. Te horrorizas (a ratos quieres salir a la calle a quemar contenedores llenos de patriarcado) y te sensibilizas, que es lo que Fátima quería y lo que 140 millones de mujeres y niñas -se lee pronto- merecen. Un poco de atención, al menos.  Que no son invisibles.

Recomendación: a cualquiera con un mínimo de interés en lo que pasa más allá de su portal, calle o plaza.

1 Comment

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s