Mi padre es mujer de la limpieza, de Saphia Azzeddine

Paul (alias Polo) tiene 14 años y nos cuenta su vida hasta los 18. Vive en la periferia de París, es un chico blanco que crece con la multiculturalidad puesta y su familia no se puede permitir unas vacaciones ni en temporada baja. Hasta ahí la parte social. Lo que te hace partirte la caja es cómo cuenta todo lo que le pasa por la cabeza y por las hormonas, y lo que enternece es la relación con su padre y de cómo éste se empeña en que su hijo estudie, se eduque, y no termine siendo mujer de la limpieza como él. Unas buenas carcajadas servidas con guarnición social. 
Recomendación: a quien busque relato de adolescencia actual en la periferia parisina con sentido del humor. 
NOTA DE PRÉSTAMO: Lo compré ayer, lo he terminado hoy y va a rular por la familia. Amortizado. 

7 Comments

Leave a Comment

  1. Tiene de cal y de arena, ojo, pero prevalece, al menos esa ha sido mi sensación, la parte cómica. El título fue lo que llevó mi mano a la balda donde estaba, lo reconozco.

  2. Yo lo he leído hace poquito. Tragicomedia comentaba el otro día en una red social. Eso si, dura un asalto y da para muchos comentarios tras su lectura.
    Besos

  3. Sí, pero la parte trágica queda en segundo plano, creo que a la autora se le dan más las risas y la parte cómica se come con patatas el resto, al menos es el sabor que me ha dejado a mí. Y sí, también creo que da mucho juego en sobremesas. ¡Gracias por pasarte por aquí !

Responder a Ana Blasfuemia Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.