El corazón es un cazador solitario, de Carson McCullers

El trabajo de esta mujer no se devora, se degusta. Me provoca leerlo en pequeñas dosis, nada de pegarme atracones del sur estadounidense de los treinta, y menos si alrededor del tema central, anunciado ya en el título, de la soledad que llevamos puesta, nos colocan, de guarnición, temas tan ligeros de tratar en 1940 en EEUU como la miseria del sistema capitalista, la hambruna, el racismo ancestral y, ojo al dato -esto ya es impresión personal pura y dura- atisbos homosexuales. No quiero pensar lo que tuvo que escuchar esta mujer a costa de la obra, la cual te traslada al deprimido sur con la fuerza que Edward Hopper te enseña la soledad del gigante americano. La fuerza de los maestros. 
Recomendación: a quien le vaya la época de depresión en USA, a quien quiera ahondar en mecanismos de soledad varios, a quien quiera literatura pata negra. 

1 Comment

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s