Knockemstiff, de Donald Ray Pollock

Aunque tengo unas tragaderas nada desdeñables y aunque esté en pleno período vacacional, (casi todo cabe en mi oasis lector de julio) Pollock da un nuevo sentido al concepto “abandono personal” y pone a prueba el sistema digestivo del respetable con una sarta de relatos estupendamente hilvanados que perfilan un collage del inframundo estadounidense. El Ohio de la llamada “basura blanca” huele a mierda, caravanas mugrientas, pelos grasientos, drogas por un tubo, tíos violentos, mujeres de usar y tirar y escupitajos de tabaco. No sé si me explico. Lo más fuerte de todo es que me ha gustado. Algo de esperanza, poca y agónica, asoma por los cantos del papel. Hay que escribir bien para contar esas salvajadas de esa forma y que termine gustando tanto.

Recomendación: a quien busque emociones fuertes, del “verbo” fuertes. Si alguien no se atreve, que pruebe a leer antes el primer capítulo (enlace en la  pestaña LEER/DESCARGAR del blog) o el prólogo.

NOTA DE PRÉSTAMO: Me lo compré en la Feria del Libro y no me arrepiento. Van dos de dos con los Libros del Silencio. A ver hasta cuándo sigue la racha…

2 Comments

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s