Muerto para el mundo y Más muerto que nunca, de Charlaine Harris

Son la cuarta y quinta entrega de la saga de True blood, en los cuales se inspira la serie de TV, a veces para mejor, a veces para peor, pero siempre dentro del entretenimiento. El cuarto (Muerto para el mundo) es mejor que el quinto (Más muerto que nunca), porque aunque entren más «sobs» (brujos, wiccanos y demás especies paranormales) la amnesia del vampiro vikingo de dos metros desorientado por Luisiana no se paga con nada. Consiguen lo que pretenden, enganchar y entretener, con los ingredientes (en esto no ha modificado nada la Sra Harris) que le funcionan: sexo, humor y colmillos sobre unas tramas pseudo-policíacas bastante flojas que aguantan el tinglado con éxito.
Recomendación: para quienes pasaron un buen rato con los tres anteriores (Muerto hasta el anochecer, Vivir y morir en Dallas y El club de los muertos, ver reseña de julio de 2009)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.