Villalobos nos lleva a los dominios del narco vistos por los ojos de un niño, quien bien podría ser el trasunto de un hijo de un Pablo Escobar «cualquiera». Con un sentido del humor más corrosivo que el agua de Fukushima observamos cómo la violencia se cuela por cada resquicio de la vida cotidiana de […]