Los diarios de Adán y Eva, de Mark Twain

En la creación imaginada por Twain, Eva es consciente de ser un experimento, los tigres comen fresas antes de saber que son carnívoros y la voz de Dios no aparece por ningún lado. “Hay instrucciones” le dice ella a él en un momento dado. Twain se ríe de algunos clichés, reivindica el método empírico en plena parodia de las Sagradas Escrituras y se divierte, se nota, provocando. Los dos diferentes puntos de vista sobre una misma cosa estaban ahí desde el principio de los tiempos y ese “Aunque me maltratara, lo seguiría amando, lo sé” de ella -entre otras perlas- nos va a dar más juego que unas canicas el próximo club de lectura del sábado 24 de junio. Me gustaron más los “Escritos irreverentes”, donde ataca frontalmente la hipocresía moral de sus pares y despliega más humor corrosivo; pero creo que esta es una buena forma de acercarse a Twain para quien no lo haya hecho hasta ahora. Y se lee en media tarde.

Recomendación: a fans de Twain y a quien no lo haya probado. A gustosos de sátira sobre el Génesis y los roles de género.

1 Comment

Dejar un comentario

  1. Mark Twain es amado por mí desde Tom Sawyer . Todo, todo .Este diario, El viaje de los inocentes,La Biblia según Mark Twain, ..y más.
    « Donde ella estaba estaba el paraíso ». Hala, a ver quién iguala eso.
    Y cómo te ríes con su visión implacable y amarga.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s