Me acuerdo, de Georges Perec

imagesMe dejé llevar por la editorial. Los de Impedimenta trabajan tan bien que lo suyo casi debería estar tipificado, pero en esta ocasión no me ha compensado. La idea era buena, un montón de recuerdos de un escritor de entre sus diez y veinticinco años de vida (1946-1961) que se despliegan como perdigones de memoria a lo largo de unas 120 páginas. El problema son las referencias constantes a una realidad muy concreta que se nos escapa a quienes no hemos experimentado vida cotidiana francesa de los años arriba mencionados. Aunque esté anotada (qué menos, y aún creo que se han quedado cortos) las referencias a cancioncillas, chistes, películas, estaciones de metro y productos varios son legión frente a las reconocibles por servidora (algunos hechos y personajes históricos, libros, cantantes o actores). Sí hay un reflejo de la época que quiere transmitir pero, al menos a mí, me falla el contexto. Tampoco esta vez han estado finos los de Impedimenta (alguna vez tenía que pillarlos) ya que la nota nº 7 pertenece a la nº6 y a partir de ese punto todas están mal numeradas. Les perdonamos porque sólo se les ha corrido un número.

Recomendación: a francófilos empedernidos, sobre todo. Y a fans acérrimos de Perec, imagino.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.