Me dejé llevar por la editorial. Los de Impedimenta trabajan tan bien que lo suyo casi debería estar tipificado, pero en esta ocasión no me ha compensado. La idea era buena, un montón de recuerdos de un escritor de entre sus diez y veinticinco años de vida (1946-1961) que se despliegan como perdigones de memoria […]