El nadador en el mar secreto, de William Kotzwinkle

El parto de un bebé muerto. Desde la primera contracción hasta que enterramos el pequeño ataúd hecho a mano por papá en el bosque. Un puto horror. Menos mal que no tiene 300 páginas y no es autobiográfico, eso ha sido todo un detallazo, William. Ficción que yo no necesitaba. Para nada. Muy evitable y altamente prescindible, esquivable y todo lo que acabe en -able y que siga por «Que le den por saco».  No está mal escrito, no es un premio Nobel y es más triste que un ciprés chuchurrío, ergo no veo motivos ni para entronizarlo -como he visto por ahí- ni para recomendarlo.
Recomendación: si lo sé no vengo. A quien le vaya la literatura sobre partos de bebés muertos.

5 Comments

Leave a Comment

  1. Hola

    Todo el mundo habla de maravillas de él, pero a mí me dejó muy frío. Siempre hay excepciones, como la tuya, afortunadamente.

    Creo que cuando hay un pérdida, un duelo por medio, más si se trata de un recién nacido parece obligado que el lector debe darle su apoyo unánime, porque si uno crítica el libro parece que moralmente es reprobable.

    A mí, me resulto tan corto como tedioso.

    Dejé algo dicho aquí.
    http://www.devaneos.com/libros/el-nadador-en-el-mar-secreto-william-kotzwinkle-2014

    Pd. Con «La constelación del perro», me ha pasado algo parecido, un libro que cogió mucho vuelo y que me parece muy mediocre.

  2. Es totalmente autobiográfico. Lo escribió del tirón después de sufrir la pérdida que describe, y nunca más pudo volver a releerlo. A mi me ha parecido precioso, algo que sale directamente del corazón,y que no pretende ser precisamente una novela de premio Nobel, aunque considero que si está bien escrito. Me parecen muy bellas las descripciones, y sin grandilocuencia describe muy bien el sentimiento de vacío y tristeza absoluta, y también de aceptación ante lo que ha sucedido. No veo por qué algo «más triste que un ciprés chuchurrío» no tiene por qué no ser recomendable, o por qué para recomendar un libro tiene que estar escrito como un premio Nobel. Entiendo que no te haya gustado, pero no las razones que das. Yo en cambio, coincido con Ian McEwan en que es una pequeña joya.

    1. Hola, escribí esa reseña sin saber que era autobiográfico, creo que está claro. Lamento mucho su pérdida pero el libro a mí no me gustó. Nada. No recuerdo un esfuerzo formal que me llamase la atención y el único libro que he leído de McEwan me pareció una castaña (aburrida y en partes machista) de mucho cuidado. A una de mis mejores amigas, sin embargo, le encanta ese autor, es lo que tienen los gustos, cada uno el suyo. Muchas gracias por comentar. Un saludo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.