Sueños de trenes, de Denis Johnson

Leer a Denis y acordarte de “Stoner” es todo uno. Pim, pam, me acuerdo. Una historia sencilla, formalmente sin nada más allá de la corrección, la vida intrascendente de un hombre trabajador… si jugásemos a “Descubre las 7 diferencias” la primera sería negativa: la vida de un hombre que vive en una cabaña en un valle perdido del Oeste americano es tan apasionante como empollarse la tabla periódica de los elementos para servidora. Y nunca lo conseguí; la segunda sería positiva: esa naturaleza sin violar que teníamos a final del XIX bien descrita, bien admirada, bien transmitida. Pasa también, como con aquel, que la historia se te queda en la perola y la andas rumiando días después, y aunque el poso de este sueño de trenes se queda, el poso de Williams tenía más grosor y fundamento, por eso le salen epígonos como este.

Recomendación: a gustosos de historia fronteriza americana al final del XIX en valle frondoso con inviernos espartanos.

NOTA DE PRÉSTAMO: Vale. Amortizado.

4 Comments

Dejar un comentario

  1. A mí tampoco me ha entusiasmado que digamos(lo más bello,la portada). Y eso que soy una gran consumidora de este tipo de libros.Eso sí,como es cortita se lee en un plis,plas.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .