Diario de la caída, de Michel Laub

El libro me ha gustado. Creo que es bueno. Pero épica es la celdilla 23, página 59, [a los trece años]: “(…) y yo fui capaz de repetirle [a mi padre] mirándolo a los ojos que por mí podía ir metiéndose a Auschwitz, al nazismo y a mi abuelo directamente por el culo.” Es cuando Laub mete en catorce líneas los dos pilares del libro: esa onda expansiva que le llega al protagonista desde la Segunda Guerra Mundial sin comerlo ni beberlo y esa actividad tan humana de dejar a nuestros descendientes losas de dólmen emocional sin darles un andamio para sostenerlas. La historia de un nieto de superviviente de Auschwitz en Brasil y de cómo gestiona -o no- la cantidad de consecuencias directas o colaterales que le han puesto en la espalda antes de empezar a andar. De lo mejorcito que he leído este año. 
Recomendación: A quien quiera probar algo distinto. La Shoah vista por un chaval judío brasileño medio siglo después. A gustosos de historias de familia manipulando contenido emocional de alto voltaje.

2 Comments

Dejar un comentario

  1. Oh, yo lo he dejado a medidas. El estilo del autor y el enfoque adoptado no me convencieron lo más mínimo. Eso sí, ahora estoy con From Hell y te vuelvo a dar las gracias por la buena recomendación.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.