Punto Omega, de Don DeLillo

Densico, este DeLillo. Demasiado para un sábado a bajo cero. Allá por la página 40 no sabía de qué puñetas iba el libro y al cerrarlo sólo me he quedado un poco mejor. Necesito concretarme, yo toda: Cosas que he aprendido con el puntico omega: 1. Que me gustó más Cosmópolis. 2. Que sí, escribe bien, Don, pero se ha pasado de frenada ambigua y 3. Lo mejor del libro es la frase final. El tema, que si el dolor, que si la existencia, que si me duele la existencia misma. Que si las ciudades miden el tiempo y el desierto no.  Que bien pero mejor sin tanta vuelta y tanto sugerir. Etéreo.
Recomendación: a amig@s de densidades y pozos abisales. 
NOTA DE PRÉSTAMO: Cayó en bolsillo. Vale. 

2 Comments

Leave a Comment

  1. Pues yo le tengo muchas ganas a este libro, ya que lo que he leído de Delillo (Libra, Ruido de fondo) me ha encantado y la crítica dijo que con esta novela había vuelto a estar a la altura. Ya veremos qué tal!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.