Un hombre sin cabeza, de Etgar Keret

Tenía el buen sabor de boca que me había dejado La chica sobre la nevera cuando me decidí a apostar por Etgar otra vez. No ha fallado. Relatos cortos sobre vida cotidiana con surrealismo e ironía, sin grandes alardes formales, que no le hacen falta, y muy aptos para disfrutar. Algunos destacan más que otros, es inevitable, los compendios de cuentos son como filtrar agua de mar con el cubo de los críos: encuentras un par de conchas preciosas, alguna piedra brillante y dos o tres trozos de ladrillo. Sin embargo tengo la sensación de que Keret ha mejorado con el tiempo, aunque no haya hecho escala en el libro anterior, la Pizzería kamikaze, este ha colmado mis expectativas. Su capacidad para sorprender al lector parece inagotable.
Recomendación: a quien le vayan los relatos cotidianos con sorpresita y toque surrealista.
NOTA DE PRÉSTAMO: Gracias a haber probado el primero en la biblio, me he comprado este.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.