Festín de cuervos, de George R.R. Martin

Ya lo sabía yo, que con tanto personaje y tanta trama paralela, esto se desparrama y luego no hay forma de traerlo a mandamiento. Habrá que ver la Danza de dragones pero en la gráfica general de Canción de hielo y fuego, la línea es ascendente en las tres primeras partes con un pico en Tormenta de espadas y descenso en este Festín. El asunto pierde cuando George se pone a describirnos hasta la última baldosa que pisa la niña de marras o cuando introduce más lineas argumentales de las que puede manejar. No me extraña que le de para dos volúmenes más y ahora entiendo por qué se carga inmisericordemente a los personajes; si no lo hiciese, esto parecería Coronation Street, el culebrón más largo de la historia de la televisión, que empezó en los sesenta y todavía lo echaban en 1998. No es broma. No había Dios que aguantara aquello. Nos quedan ganas de atacar la danza, no obstante. Mister Noséescribirencorto sí sabe dejarnos en ascuas.


Recomendación: a los que han llegado hasta aquí …seguid, seguid. No desfallezcáis.

NOTA DE PRESTAMO: Es oficial: ya he amortizado el Kindle.

2 Comments

Leave a Comment

  1. Enganchada como estoy a la serie no puedo por menos que darte la razón al 100%.
    El problema es que no se puede pasar de una inicial trilogía a una septalogía porque los resultados de ventas han sido fantásticos y menudo chollo me he encontrado.
    El resultado, la muerte (lógica en tres volúmenes) de los protagonistas principales y más interesantes; la aparición de un sinfín de personajes mediocres, inconsistentes y totalmente prescindibles en los libros 4 y 5; unos argumentos en ocasiones absurdos, en ocasiones estirados hasta la náusea y unas narraciones descriptivas con las que te entran ganas de que alguien llegue y te mate un rato.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.