Definitivamente muerta, de Charlaine Harris

Definitivamente hacia la degeneración de la idea primigenia camina la Sra. Harris. Ésta es la sexta entrega de True blood y vamos a rezar para que los guionistas de la serie sigan seleccionando de los libros aquellos aspectos más aprovechables y descartando las partes infumables. En ésta ocasión hay menos presencia vampírica y más pijotería de la protagonista, quien en el momento de mayor tensión es capaz de pensar en su laca de uñas. Me ha costado entrar en el libro, y eso que me tragado los cinco anteriores, porque no arranca con la velocidad de atracción que normalmente caracteriza a esta mujer. Habrá que esperar a ver si esto es un bache (que dura ya tres libros) o es una caída libre, como el título anuncia, definitiva.
Recomendación: a quienes se hayan leído los anteriores y con aviso de que no esperen ir a mejor sino a peor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.