Una lectora nada común, de Alan Bennett

He aquí un libro pendiente de  «La puñetera lista 2013» que ha caído en una tarde. Lo mejor de esta fábula es la especulación de los efectos de la lectura en una persona que ostenta poder. La recreación del ambiente tampoco está nada mal, no porque sepa de primera mano cómo es el entorno real de la monarquía británica sino porque Bennett consigue la bendición de la verosimilitud. La utopía está al final. 

Recomendación: a interesados en promoción de la lectura, beneficios de la misma y a interesados en figuras públicas.

NOTA DE PRÉSTAMO: Fue un regalo y -siguiendo mis normas, véase apartado a)– se queda en casa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.