Mientras agonizo, de William Faulkner

Se pueden escribir libros y se puede crear literatura, modelar monumentos artesanalmente que fotografíen la muerte, el dolor, la miseria del alma humana, el adulterio o la locura con palabras y órdenes que otros antes no han utilizado. Ese es el reino de unos pocos, entre ellos Faulkner. Un maestro al que miran los artesanos posteriores. Destilado o no, este hombre es una joya en bruto. La excusa para esculpir esta obra es un coro de voces rotas narrando la muerte y posterior traslado del féretro de la madre por parte de su familia a través de un macondo estadounidense.

NOTA DE PRÉSTAMO: Después de varios viajes desde la biblio, me lo compré. Lo hubiera hecho de todas formas.

Recomendación: obra de arte no apta para períodos depresivos.

3 Comments

Dejar un comentario

  1. Tengo una edición en catalán de este libro a dos metros de mí: tengo otra de Santuario; pero un miedo horroroso a no afrontarlo justo en el momento adecuado, así que transito con otros que me van gustando, preparando el momento. Dios qué angustia.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s