Choque de reyes, de George R.R. Martin

¿Que por qué sigo? Porque esto es como comer pipas, hasta que no rebañas el fondo de la bolsa con el dedo no paras. Una vez pones el piloto automático en modo folletón épico  medieval, no hay forma de desviarse de la trayectoria. Continúa el zafarrancho por el trono de hierro, pero esta vez sobre el politiqueo y los intereses conspiratorios prevalecen las batallas y sobre todo, la magia. El elemento fantástico que aparecía tenuemente en el primer volumen despierta en esta parte pero sin olvidar el ingrediente salvaje monocorde, que esto no es Blancanieves. En ese sentido, aquí hay cada perla de capítulos de aquí te espero. Otro día si eso ya le pegaré al momento ultramachista del conjunto, que aunque consigue darle verosimilitud a la historia (imagino que por y para eso está) no pasa desapercibido -ni mucho menos- al respetable, que en este caso soy yo misma.
Recomendación: única y exclusivamente a quienes hayan leído Juego de Tronos y les haya gustado. No hay más.
NOTA DE PRÉSTAMO: sacándole jugo al e-reader.

2 Comments

Leave a Comment

  1. Esa serie es el ejemplo más claro de que ciertos productos televisivos le han terminado dando la vuelta a los cinematográficos. Es una joya, de adaptación y serie (por el momento, claro)¡¡estamos de acuerdo!!. Un saludo y gracias por tu comentario:)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.