Guisantes, de Bernhard Schlink

Contracubierta del relato: “El magnífico cuento que les ofrecemos trata del éxito, el poder y el amor (…)”, ESTO es márketin, y no lo que hay por ahí. Nótese el adjetivo para una historia de un tío que a falta de llevar una doble vida familiar, se cepilla a la tercera, sale pitando del infierno que ha creado inventándose  un cáncer y vestido de monje,  (me voy a por tabaco), tiene un accidente y acaba en una silla de ruedas y con las tres tías , de amiguitas, salvándole el culo. Acaba como no podía ser de otra forma: pensando en meterse en política. Nada de avisos de “spoiler” y chorradas importadas: lo he destripado a posta, porque tiene de “magnífico” lo que yo de monja clarisa y porque me revienta que me mientan. El valor formal brilla por su ausencia, una cosa es el estilo “austero” y otra cosa es radiar una presunta fábula del hombre contemporáneo que no se encuentra a sí mismo aprovechando el tirón de ventas de, ese sí, un buen (que no magnífico) libro anterior.
Recomendación: a tíos que estén muy aburridos y no sepan qué hacer con su  existencia. Les dará ideas “magníficas”.
NOTA DE PRÉSTAMO: Menos mal que pagué sólo (sí, lo escribo con tilde) un euro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.