El papel de mi familia en la revolución mundial, de Bora Cosic.

Obra de los años sesenta en la que el autor, en primera persona, construye con el estilo de crónica infantil una visión de la primera mitad del siglo XX en la convulsa Yugoslavia dentro de una familia humilde. Aunque el formato en un principio resulte chocante y repetitivo tiene su fundamento, puesto que evoluciona paralelamente a la edad del narrador. El libro, con mucho sentido del humor, es un monumento a la libertad de expresión y a la propia familia Cosic, micro-universo compuesto de abuelo cascarrabias, padre alcohólico, madre abnegada, tías frívolas y tío ligón. En el centro, un protagonista infantil recubierto de inocencia ciega navegando en situaciones incomprensiblemente amargas o caóticas. Obra original y llena de ironía que ratifica la teoría de que Minúscula no sabe editar libro malo.

Recomendación: a quien guste de novela de enjundia familiar con trasfondo político.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.