Cuentos italianos, VVAA

Media docena de primeros espadas italianos, de los cuales sólo había leído a Deledda – y se puede volver a ella una y otra vez, sin problema- y entre los que he tenido mi primer encuentro con Pirandello (no será el último), quien parece transcribir en vez de escribir los diálogos entre campesinos y cuyas historias me han gustado más que las del resto, quizás porque el resto de autores mantienen todos un pie bien asentado en el XIX, mientras que Luigi se pasea por el XX como Pedro por su casa. “La tinaja” especialmente bueno. 
Recomendación: a quien quiera una degustación de comida literaria italiana de cuatro tenedores. 
NOTA DE PRÉSTAMO: Buena edición (una tilde falta, eso sí) de Gadir que doy por amortizada. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.