Un altar para la madre, de Ferdinando Camon

El libro comienza con la muerte de una madre, la del autor. Ferdinando Camon homenajea a su madre elaborando, así lo dice, un altar de palabras, una reconstrucción de su vida y una reflexión sobre la muerte que entraría en esa «literatura del duelo» que tiene que ser ya un género en sí mismo. En este ejemplo lo que destaca es la descripción de un mundo rural ya extinto, donde todo se aprecia, todo se recicla, la naturaleza marca los días, no el reloj del móvil; y donde hay un sentido de la justicia primario, básico y, visto desde aquí y ahora, obvio y suficiente. También hay dolor, claro, y necesidad de memoria. Hay de todo eso y dignidad, dignidad a paladas.

Recomendación: a gustosos de relato sobre vida y muerte, mundo campesino y la necesidad del recuerdo.

NOTA DE PRÉSTAMO: Un encuentro fortuito que doy por -muy- amortizado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.