Algo supuestamente divertido que nunca volveré a hacer, de David Foster Wallace

A alguien de la revista Harper’s se le ocurrió la idea de meter a un escritor introvertido, semiagorafóbico pero rematadamente bueno en un crucero de lujo siete días por el caribe con mil trescientas almas yankies, para que después les escribiera un artículo sobre la experiencia. Ya puedo deciros que fue una idea cojonuda. Aunque da la sensación de que este hombre no sabe ser superficial ni aunque lo intente, el tono irónico general del artículo más largo publicado jamás en esa revista me ha alegrado la entrada de año. Alguien que puede hacer de la descripción de un baño de camarote una tarde de gloria leyendo se ha ganado mi admiración inmediata además de arrancarme carcajadas a discreción. Por el camino Wallace reparte a diestra y siniestra sobre consumismo, publicidad y americanismos varios. Imperdible.  
Recomendación: a cualquiera que desee pasar la mencionada tarde de gloria leyendo. 
NOTA DE PRÉSTAMO: la culpa de que me lo comprara es del libro que aparece justo debajo de esta entrada. Aviso: esta edición contiene este único artículo pero hay otra con el mismo título que recopila más textos periodísticos o ensayos de Wallace.  

8 Comments

Leave a Comment

  1. Muy bueno. Me lo he pasado bomba, de hecho. Ahora decido si me tomo un respiro con él o sigo en modo DFW 🙂 Te aconsejo el de Conversaciones, son 18 € que amorticé de largo.

  2. No puedo comprender por qué la editorial desprendió los otros relatos de la edición original del libro (la que yo, casualmente, he reseñado también hoy tanto en mi blog como en Unlibroaldía – jo – ). Aunque hubieras tardado algo más, no te digo cómo hubieras alucinado con los ensayos sobre el tenis y la feria agrícola de Illinois. Menudo escritorazo. Conversaciones queda en primer lugar de mi lista de Reyes, y por cierto, el último volumen de Jonathan Franzen es sobre DFW. Otra conjunción estelar.

  3. Completamente de acuerdo, me he quedado con ganas de esos otros. Y sobre el último de Franzen, no sé, tengo dudas, eso de que sacara a colación en su libro lo de esparcir las cenizas de DFW y luego en una entrevista soltara que se sentía mal por ello… Suena a rollo marketing chungo que me mantiene de momento alejada del asunto. El de Conversaciones lo vas a disfrutar, creo.

  4. Una aclaración pro-Franzen: cuando éste aún no era un escritor de éxito ya era colaborador de DFW, y su amistad viene de lejos. Creo que Franzen se empleará con todo respeto, en todo caso con el respeto al que aspiraba DFW, que era un tipo la mar de sencillo y accesible por lo que se ve, así que entiendo que cualquier broma macabra es completamente asumible. Repito: escritorazo, y todos sus libros en la red de bibliotecas de Barcelona. A salivar.

  5. Bueno, disiento en un punto: si de la broma macabra saca pasta… ejem. Tengo pendiente acabar el primer libro de Franzen. Lo tengo pendiente desde hace dos años, (vergoña, lo sé) pero las 400 y pico páginas que llevo de Correcciones son un monumento, no te digo que no.

Responder a Deborahlibros Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.