Tormenta de espadas I y II, de George R.R. Martin

A pares. Uno detrás de otro, como los cohetes. Después del primer volumen todo se convierte en un continuum en el cerebro, ya no sabes qué pasa en cada tomo, sólo sabes que el apuntador va a tener serios problemas para sobrevivir. Yo no lo veo, vamos. En los que nos ocupan se suceden las puñaladas traperas a diestro y siniestro, todo se desparrama, las traiciones, las guerras, los malos, la sangre y las pasiones. Esta tormenta en dos partes huele a núcleo de la Canción de hielo y fuego, pero allá está el desenlace, sin escribir todavía, previsto en el sexto volumen. Por ahora tengo el Kindle que echa humo y no consigo entender qué marketing del carajo tienen los de Gigamesh porque esto es un pelotazo como la copa de un pino; yo empezaría por cambiar las cubiertas -que por algo estoy usando las inglesas… madre qué horror- y seguiría por la distribución, porque si encuentras a la Meyer hasta en el pasillo de bricolaje, esto con más razón. Hay «demasiada» gente que podría disfrutar de esta evasión y no sabe ni que existe… Y esto engancha más que la nicotina.
Recomendación: a quien haya leído las dos partes anteriores.
NOTA DE PRÉSTAMO: Lo dicho.

2 Comments

Leave a Comment

  1. Cuando lo leí flipé porque no dejaba descanso!
    Y pensaba que al ser hasta entonces el más largo, quizá iba a ser más denso. Para nada =)

    Besotes

  2. Yo estoy en un sinvivir. Ya me he leído el prólogo del Festín de cuervos. Sólo me queda rezar al Big Bang para que este hombre no me defraude demasiado en los siguientes, porque soy consciente de que en algún momento tiene que bajar el listón… ¿no?. ¡Un abrazo!

Responder a Shorby Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.