Mejillones para cenar, de Birgit Vanderbeke

Ha sido una recomendación de la bibliotecaria y ha acertado. Con la excusa de los mejillones que prepara la madre, en apenas unas horas los miembros de la familia van tomando conciencia de lo amargados que han estado todos bajo el yugo paterno. La voz narradora (juvenil, se plasma en el lenguaje) corresponde a la hija primogénita. No es un libro alegre, precisamente, pero está bien escrito y toca todos los aspectos problemáticos de las relaciones paterno-filiales y maritales: la violencia contra los niños, los prejuicios sociales, el machismo, la visión torticera de la educación de los hijos, la sumisión y la rebeldía ante la autoridad…terminas del padre hasta el moño, vamos, una joya de hombre, lo que indica el grado de acierto de la autora.
Recomendación: a quien guste de la tortuosa materia familiar.

NOTA DE PUBLICACIÓN: No es que lea en alemán, es que no he encontrado una foto decente de la edición castellana, publicada en Emecé. Colección: Libros de Arena.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.