Azul casi transparente, de Ryu Murakami

Asomarse a la pérdida del control y albedrío con la evasión extrema que suponen las drogas siempre me ha provocado un vértigo escrupuloso, por eso me costó tiempo acercarme a libros o películas con esta temática. Algunas de ellas se me antojan ahora una merendola de los Lunnis en comparación con este Azul casi transparente: un grupo de críos japoneses sin más meta, objetivo ni estímulo que el de colocarse y follar se chutan heroína y se tragan pastillas (cuyos nombres ni conocía ni retengo) como si fuesen gominolas en un proceso autodestructivo acelerado; manteniendo todos ellos un matiz de inocencia (o ignorancia) que dejan pasmado al lector. Formalmente el original tiene que ser muy bueno, porque dos traducciones más tarde (del japonés al inglés y de éste al castellano) la escritura refleja perfectamente la edad, los “viajes” y las paranoias de los protagonistas en un estilo conciso y brutal.

Recomendación: Para quien busque emociones fuertes: drogas, sexo duro y, sí, alguna referencia al rock and roll.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.