La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina (Millenium 2) de Stig Larsson .

Mejor que el primero, porque ahorra en digresiones y alcanza más agilidad, que ya es decir. El entretenimiento y la evasión que aporta este libro es proporcional al 100% con el vacío que deja tras su lectura. Al acabarlo, el reto es encontrar algo que te ayude a llenar el agujero negro que deja Larsson. Para los cobardicas: que no asuste el tamaño, al final te sabe a poco.

Recomendación: a quien quiera evadirse. Esto es evasión en estado puro.

P.D. Merece la pena empezar por Los hombres que no amaban a las mujeres, (Millenium 1) mismo autor y editorial. La tercera parte todavía no se ha editado.

NOTA DE PRÉSTAMO: Este me lo compré el día que salió a la venta y vale lo que cuesta.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.