Capítulo II: Del tsunami deborahdor y de cómo ayudó Esteban.

El pasado capítulo I fue el epicentro de un tsunami deborahdor que me ha arrasado. No tengo teclado para dar las gracias a todxs, gente cercana, gente lejana, gente que ni conozco personalmente, gente que ha venido a conocerme… No sólo han sido mensajes, empujones de los buenos, sino que esto se me ha complicado mucho para agradecer todas las muestras de cariño. Me habéis regalado libros, habéis venido a comprar libros, me habéis traído tomatico de huerta, champús, pañuelos o cremas corporales. Habéis venido, abuelicas desconocidas, simplemente a dar ánimos desde la puerta de la librería. Me habéis regado las orquídeas. Habéis recepcionado cajas de libros. Me habéis enseñado posturas de yoga para aliviar la espalda. Habéis venido a dar abrazos y habéis mandado mails, guasaps, comentarios de blog y libretitas. Cuando digo tsunami, es tsunami, que esta mañana me han dado un curso intensivo de tocados africanos con los que voy a triunfar en la sala de espera de oncología más que la San Miguel en agosto. Y así, los dolores y el festival de síntomas se siguen padeciendo, pero se olvidan antes. Esteban también ha ayudado. Fuisteis vosotros, a través de redes sociales, quienes me empujasteis a abrir el libro de Zweig en el primer ciclo. No pude leer mucho porque estaba bastante tocada pero creedme si os digo que los dos momentos de lectura que me dio Zweig en lo más chungo de la chunga quimio me transportaron. A Roma, a Bizancio. Madre mía Esteban, lo suyo era el ensayo. Seis novelas burguesas soporíferas más tarde he descubierto al Stefan Zweig que tantos adorabais. Esteban vale por dos kilos de analgésicos. Intravenosos. Ahora atacamos el siguiente ciclo con otro ánimo y con más libros en el tsundoku, solo que esta vez no pongo día de apertura, cuando esté en condiciones lo pregono en las redes. Lo dicho, MUCHAS GRACIAS A TODXS. Seguimos leyendo.

CERRADO DESDE EL JUEVES 20 DE SEPTIEMBRE HASTA NUEVO AVISO. 
ROGAMOS DISCULPEN LAS MOLESTIAS. 

 

Foto cabecera: lifejournal.com

11 Comments

Dejar un comentario

  1. Hola, Katixa:
    Muchos ánimos renovados de parte de todos nosotros…y buenas lecturas, claro (deja algo para que lo reseñemos los demás 😉
    Un abrazo fuerte.

    Le gusta a 1 persona

  2. Katixa querida.
    ¡¡Mucho ánimo desde los Madriles!!
    Siguete queriendo porque te vas a necesitar. Y celebra tus pequeñas victorias, porque sólo tu sabes lo que te costó alcanzarlas….
    Muchos abrazos,
    Mary Carmen
    (Continuará)

    Le gusta a 1 persona

  3. Da gusto leerte, incluso en tus momentos más difiles animas a los demás , eres brava ! Seguro que todo pasara pronto ! Animo!!! Un abrazo de una fan donostiarra

    Le gusta a 1 persona

  4. Aguante, Katixa, carajo! Que esté en este trashumante Buenos Aires de hoy no me impide ni me impedirá que esté al lado de quien da pelea hasta el final. Redobla los esfuerzos, que he decidido encarar en 2019 las once soporíferas de Esteban que se compilan en un volumen de Acantilado, así me puedes hacer conocer tu parecer, sin tener que seguir padeciéndolas y puedas dedicarte a sus ensayos, más afines contigo.
    Recibe un abrazo enorme desde el otro lado del Atlántico.

    Le gusta a 1 persona

  5. Hola Katixa, hace unos meses que no te leía y me he sorprendido con la (fea) novedad. Intuyo por la forma en que escribes que carácter y templanza no te van a faltar para salir adelante. Mucha fuerza. Abrazo grande

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.