Esta librería es un espacio libre de fajas (literarias)

20170118_133026Ah, no os imagináis las ganas que tenía de hacer esto. Empecé a odiarlas hace más de quince años, cuando tienes que cuadrar una planta entera de estanterías con libros el odio a la faja se instala en ti de manera natural. Cuando tienes que ordenar, mover de un sitio a otro o, simplemente, envolver libros les coges más inquina que a los de las Azores y su anticiclón. Luego está lo que cuentan, lo que mienten y, en ocasiones, lo que ofenden. Se acabó. Hoy, 18 de enero de 2017, es el día en el que declaramos esta librería un espacio libre de fajas. Por si alguien las echa de menos, hemos apañado una caja donde podéis serviros la que más os guste, desde “Calificada por la crítica como “la novela perfecta”” pasando por “Mejor libro del año según Babelia” hasta “El debut más salvaje, magnético y perturbador en muchos años”. Podéis elegir la edición que queráis para vuestro libro, incluso los ejemplares o el prologuista (“15ª edición”, “40.000 ejemplares vendidos”, “Más de 250.000 lectores” o “Prólogo de Maruja Torres”). Adoptad la que queráis. Es vuestra. Yo ya soy libre.

 

7 Comments

Dejar un comentario

    1. Gracias pero no, que cada uno haga lo que quiera… sólo faltaba. A mí y a mi librería nos sobran, pero se consideran elementos de marketing, así que imagino que muchas preferirán dejarlas porque considerarán que venden más libros con ellas.
      También creo que con los años se les ha ido un poco de las manos y ahora la mayoría dan información superflua, redundante o, directamente, repetida del interior del libro, como, por ejemplo, el número de edición.

      Y el gasto en papel… en fin.

      Me gusta

  1. Jaja, Felicitaciones, me encantó esta entrada, es la primera vez que te leo, Y no sabes cómo te entiendo. Resulta que soy librera hace un año, y es como tú dices, casi automáticamente las empiezas a odiar. Mi peor recuerdo con ellas, fué cuando acomodando los primeros libros que llegaron a mi librería (que no eran muchos) voy y rompo una, así sin más, de la nada, la arranqué, la enganche, con otro libro…¡No te imaginas lo mal que me sentí! Cómo le iba a hacer eso, a un libro recién llegado a mi nueva librería, que bessstia…pero ahora, cero compasión. Hago cómo tú, las quito. Pero no se me había ocurrido guardarlas, jaja. Es que hasta se las podría encuadrar.

    Le gusta a 1 persona

  2. Totalmente de acuerdo. Además, como dice Mariola, no sirven ni de marcapáginas, aunque podemos tener los originales marcapáginas que nos obsequia Deborahlibros.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s