Victoria, de Knut Hamsun

No tenía noticia de este noruego a quien alababa Thomas Mann y que a la sazón fue premio Nobel allá por 1920. Novelita de historia de amor platónica y todavía decimonónica entre hijo de molinero e hija de rico terrateniente, con sus bosques, sus días apacibles, sus corazones gozosos, sus lilas aromáticas, la sombrilla de paseo y, ay, que me ruborizo. Sé de una que le va a encantar. Luego le mando un guasap. Todo muy así pero tiene Hamsun algún mérito más: el reflejo de la imaginación infantil y su posterior evolución en la edad adulta del protagonista es de lo que más me ha gustado, junto con todo lo que no se dicen, al hablarse, los desdichados enamorados. Difícil de conseguir.

Recomendación: esto está más cerca, pegado, a la novela decimonónica que a la narrativa del XX. Ergo a quien guste de esa gastronomía.

NOTA DE PRÉSTAMO: Edición impecable de Nórdica, lo he disfrutado, pero hubiese preferido pillarlo en la biblioteca. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s