Cómo deciros, cómo contaros, cómo explicaros qué poco, pero qué poco necesitaba yo esta lectura en este momento. Y cómo, dios mío, hago para filtrar una opinión medianamente objetiva del cuerpo sanferminero que me ha dejado. No necesitaba yo el dolor, las ganas de morir, el duelo, la demencia…, joder, Samanta, eres la alegría de […]

5

El terreno fertilizado con el nerviosismo parental de no tener a las criaturas a la vista lo trabaja Samanta con diálogos que suenan a interrogatorio de comisaría y presencias infantiles que tontean con lo paranormal para terminar plantando una novela corta que juega con la ambigüedad y te tiene leyendo con la lengua fuera y […]