1

Dice Peixoto que con este libro hizo «contra-robo», se recorrió las librerías de Lisboa con sus amigos y cuando el dueño se despistaba dejaban ejemplares en las estanterías «con la esperanza de que a alguien le llamase la atención, lo leyese y hablase de él”. Eso fue hace veinte años y ha sido traducido a veinte […]