Oh, las crismas

Bueno, bueno… estaréis pensando… ¿y ésta? ¿Y esa capa de musgo que cubre el blog desde el verano? Pues aquí, cerrando librerías, volviendo a oenegés, llevando clubes de lectura, regresando al estudio, ejerciendo maternidades y echando bailables de vez en cuando. Ya perdonaréis, estaba viviendo. El año ha sido movidito y, teniendo en cuenta los dos últimos, al 2020, que además es bisiesto, sólo le pido que se pare quieto. Con eso me vale. Recordaba ayer que estos días hace un año que reabrí la librería y para cuando me dí cuenta las últimas tres navidades se me vinieron encima y me acorralaron en la memoria como matones de patio. Y me cabreo sola. Ya te vale, Katixa, ya estás poniendo las luces al blog. Que el martes que viene es el Jolabokaflod y aún hay que hacer la puta lista de lecturas del 2019.

Mueve los ojos, lee y dale al teclado.

Y en esas estamos.

Foto cabecera: Steve McCurry, On reading.

2 Comments

Leave a Comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.