La chica del tren, de Paula Hawkins

the-girl-on-the-trainArrímese uno a esto si lo que se busca es entretenimiento -hamburguesa, mis deborahdores, hamburguesa corrientita- sin mayor aspiración. Por aspiración entiendo cualquier mínimo detalle que sorprenda al respetable. La novela original, lo que se dice original… no es. Crimen que presencia protagonista alcohólica… quien no lo recuerda (aquí Paula pensando que ha inventado la rueda), protagonista que intenta ayudar pero que no hace más que dar tumbos por la trama, compleja cual chupete, la cual apunta primero al marido, luego al amante… no apunta al mayordomo porque no hay mayordomo, pero creo que Paula se ha quedado con las ganas. Y asesino que hueles desde el minuto ¿5? de partido. En cuanto a la forma, algo de rabiosa actualidad: cada capítulo -en primera persona- corresponde a un personaje. El estilo es de chic-lit (Dios, qué bien huele mi ex y qué bien le sienta esa camiseta) y no faltan los golpes peliculeros del final. Y millones vendidos. Y amenazan con peli. ¿El título? Pues que la protas no tiene coche, se mueve en tren. Chim-púm.

Recomendación: a gustosos de libro muy trotero e instrascendente para pasar el rato.

NOTA DE PRÉSTAMO: esto tiene su público, (mi madre, mismamente) porque si no no hubiese vendido lo que ha vendido. Yo lo he amortizado porque lo he pillado en ebook (baratico) y en original. Perfecto para desempolvar el inglés. Y poco más.

3 Comments

Leave a Comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.