Sólo había leído el magnífico «último encuentro» de Márai, y después de aquel pelotazo me daba reparo entrar en el juego de la editorial que aprovecha el tirón hasta publicar los cuadernillos de Rubio del autor, a ver si cuelan. (Es que en aquella época yo me comparaba los libros, el euribor no era el […]