6

El ruido de arranque que hacía el libro era demasiado evidente como para que todo rodase de lujo hasta el final. El título ya era una losa gorda (maaaaal, que has dado más pistas que Torrebruno, leñe) y en fin -no quiero amargar la lectura a nadie- el resto de sintomatología hacía adivinar el final en el […]