2

Hay una foto en casa, de los años ’70, en la que aparece mi hermana con sus rollizos cuatro añicos tumbada en una piscina circular para infantes del Club Amaya con unos tres dedos de agua. Lo justo le cubría la superficie de las lorzas. Mi madre la tenía allí a remojo porque ninguna de las dos […]