2

El día que tuve que recoger del suelo mi mandíbula delante de un escaparte de MANGO donde se exhibía una camiseta en la que se leía «YES, I’M A FEMINIST»  supe que ya habían enganchado el nicho de mercado cual Pluto su hueso favorito y para rato lo iban a soltar. En la misma línea, […]